Pues nada, ya hemos cambiado de año.

En la segunda mitad de diciembre hicimos un par de actividades que hay que reseñar.

En primer lugar, nos juntamos una tarde a merendar, una especie de comida de empresa con padres, alumnos y los del Club. Salió bastante bien y echamos un rato a gusto. La próxima, en cuanto tengamos algo que celebrar o haya pasado demasiado tiempo.

Con la aportación de todos y el whatsapp echando humo se consiguió rápidamente el condumio y el bebercio, al estilo del milagro de los panes y los peces. La verdad es que organizarlo fué cosa de un par de días.

Nuestro día de reunión es los viernes y, como nos coincidía Navidad y Año Nuevo, la merienda sirvió de despedida hasta el siguiente día de apertura, el próximo 8 de enero. Llevamos también una tarta, con el logo del Club impreso, para darle algo de glucosa a la sesera.

En el ínterin de estos días aprovechamos cuatro indocumentados para asistir al Torneo Internacional de Lorca, que resultó estar muy bien organizado en los salones del Hotel Jardines de Amaltea. Jugamos Juan Antonio Ponce, Carlos Tudela, Cindy Cerón y Juan José Vera. Nos han dado de tortas, en especial al que suscribe, así que no hurgaremos mucho en la herida. La parte muy positiva es que vamos enganchando a gente joven para competir en estas lides, a ver si seguimos en esa línea y en el futuro somos muchos los que tenemos (o recuperamos) el gustillo por la competición. No obstante, no todo han sido lágrimas, han estado muy bien las comidas y sobremesas (la partida de la tarde no empezaba hasta las 5), en las que incluso ha habido cabida para organizar un concurso de geografía (había que decir paises y capitales) o para contar a los concurrentes el origen del apelativo "International" para nuestro equipo en división de honor. ¿Como era aquel comic, abuelo cebolleta o algo así?

Queda pendiente para un próximo post convocar una Asamblea para planificar la temporada que ahora empieza y organizar el devenir del ajedrez totanero en este año.

Articulos