A propuesta del profesor de Educación Física Sr. Pablo Costa asistí el pasado 28 de enero (festividad de Santo Tomás de Aquino) a dar una exhibición de simultáneas en el Instituto Miguel Hernández de Alhama.

La verdad es que tenían montado un buen tinglado, con una carrera popular alrededor del recinto (había avituallamiento, vallas, policía local controlando y hasta ambulancia), ginkanas y cosas de esas, concurso de paellas y un montón de historias. Para fomentar el tema del Ajedrez en el centro se organizaron las simultáneas, que se realizaron en la Culturaula del lugar. Recordarán de un post anterior que para ir al Escolar compartimos autobús con un equipo de Alhama. Pues bién, se trata del equipo de este mismo Instituto, con lo que había caras conocidas y ya me encontraba sobre aviso, puesto que no lo habían hecho mal en la primera jornada del campeonato.

Me enfrenté a 15 tableros. Pablo sugirió 20 cuando quedamos en hacer la actividad, pero creo que son demasiados porque se tarda mucho tiempo en terminar y yo no podía faltar toda la mañana del trabajo, del que solicité poder ausentarme durante unas tres horas en horario matinal. Curiosamente uno de los rivales era Francisco Ponce, hijo de nuestro monitor jefe el Sr. Ponce. Tenían todo preparado para que yo llevara negras y no quise contradecirles, aunque les expliqué que lo normal era que el simultaneador llevara blancas y que esto sería de las primeras veces en la historia en hacerlo así.

Los que estén puestos en el Ajedrez sabrán que es relativamente sencillo hacer lo de las simultáneas, al menos frente a una oposición amateur. Lo que no quiere decir que sea un paseo total ni que no sea cansado. Además cualquier despiste puede hacer que caigan unas tablas o incluso una derrota, así que hay que tomárselo muy en serio. Para darle agilidad al juego y no estar un montón de horas, hay que jugar rápido. En las partidas que están más o menos controladas o en las que se queda uno pronto con ventaja, puede uno jugar con la mano más ligera. A las que están complicadas se les dedica un poco más de tiempo, pero sin pasarse que si no echamos allí el día.

Respecto a las partidas un muchacho llegó a ponérmelo muy complicado. Resulta que yo había ganado en plena apertura un par de peones y me envalentoné, extendiendo demasido mis líneas y retrasando el desarrollo. Con Ag5, que es la buena y la que me jugaron en la partida, tuve que entregar calidad tras Txf1, con lo que estoy mucho peor. Pero conseguí aprovechar un par de imprecisiones después y llegamos a un final con peón de ventaja para mí, que pude materializar sin dificultad.

Jugó muy bien Kenny, uno de los integrantes del equipo del Escolar (en el que lleva 4 puntos de 5 partidas). Antes de la posición que sale reflejada en el diagrama, yo había tenido problemas. Mi rival había bloqueado con un caballo en d4 y la cosa pintaba mal. En el flanco de rey había hecho un juego muy agresivo (y muy apropiado, ganando espacio) y había varias rupturas favorables para él. No obstante me las arregle para cambiar el caballo y para crear algo de juego con mi peón c y la presión en la columna b. A partir del diagrama Kenny entregó la torre de b1 y jugó hxg6. La idea era meter una intermedia con fxe6 y que su dama entrara en g7. Imagino que calculó que recuperaba torre si mi rey escapaba hacia la primera fila pero, por suerte, también puede subir hacia c6. Tengo torre de más y la clavada en c1 no sirve, ya que yo tengo la mía propia en g8 y además podría bloquear con Ac2.

 El último en acabar fue el profesor de Filosofía, al que se le veían maneras o al menos reflexionaba las jugadas. En la posición del diagrama (en la que algo falta, no recuerdo del todo bien la partida) ya llevábamos algunas jugadas maniobrando y mi rival intentó aliviar la presión cambiando mi caballo de e4 con la jugada Cd2. No obstante la ventaja es mucha y tras alguna escaramuza táctica pude vencer, poniendo un 15-0 en el casillero.

Y sobre las 13:15 acabó la sesión, con mi Ego bastante subido porque uno de los chavales me preguntó si yo era el Campéón del Mundo (toma !!!). Le expliqué que yo me encontraba unos mil escalones por debajo de ese lugar que me decía, aunque no obstante aquí en la Región era un jugador con algo de nivelillo.

Articulos