La vecina localidad acogió en Navidad la Quinta Edición del Torneo Internacional Ciudad de Lorca. Desde su Club han realizado un documental sobre el desarrollo del mismo y tiene una calidad excelente.

Lo he conocido a través de la web loquemesaledelospeones.es. Salen entrevistas y opiniones de varios maestros profesionales, así como de los organizadores, ofreciendo unas pinceladas del desarrollo del Torneo, la figura de Narciso Yepes y su relación con el ajedrez y otras cosas de sumo interés. Tal y como se narra en el documental, el evento tuvo su fuente en el Memorial Narciso Yepes, torneo de referencia nacional en el que tuve la suerte de poder jugar en su primera y última ediciones.

Acabo de visualizarlo y creo que es altamente recomendable. Lo pongo en la web de nuestro modesto club para que consiga obtener la difusión que merece.

 

 

El documental hace un buen uso de la Elipsis. Por la respuesta de los entrevistados y el contexto, uno imagina qué se les ha preguntado. Así, al comienzo del metraje, parecen responder a “¿qué es el ajedrez (para ti)?” Lo que nos lleva a la segunda parte de este post.

¿Es el ajedrez una ciencia? Pues obviamente no, aunque a veces se refieran a él como el “juego-ciencia” y cosas por el estilo. El vocablo suena bien y parece que da fuerza, rigor, y también importancia. De refilón podríamos asociar el medio milenio acumulado de experiencia práctica en partidas (sobre todo, aunque no exclusivamente, respecto a la Apertura) como un proceso evolutivo en el que, mediante ensayo-error, se han logrado encontrar las mejores jugadas en determinadas posiciones, así como se han descartado otras continuaciones. Admitamos pues, aunque cogido con alfileres, algo de “método científico” en el ajedrez.

¿Es el ajedrez un arte? El grueso de la actividad ajedrecística está dedicada a la práctica del mismo. Vamos, a echar partidas. Las grandes partidas de la historia, y me imagino que muchas otras partidas desconocidas, ofrecerán al lector experto placer y sensación “estética” al ser reproducidas, pero no hay que olvidar que será para una minoría (hay que saber mucho ajedrez para poder apreciar la belleza que allí subyace) y referido a una minoría de partidas. La gran mayoría de partidas jugadas no tendrán esa cualidad pero admitamos, no sin dudas, cierto componente artístico.

¿Es el ajedrez un deporte? Hay miles de campeonatos al día, federaciones organizadas a nivel mundial, emoción por la victoria, competitividad a más no poder. Incluso Kasparov lo llegó a definir como “el Deporte más violento que existe”. Si por ello se entrara en el ámbito deportivo, habría cientos de actividades similares que lo conseguirian. A nivel “legal” está constituido como tal, las leyes por las que nos regimos dicen que es un deporte. Admitamos pues, a regañadientes, su faceta deportiva.

¿Es el ajedrez un juego? Pensaba que la respuesta era afirmativa hasta que hace unos meses ví la siguiente cita de John von Neumann: “El ajedrez no es un juego. El ajedrez es una forma bien definida de computación. Puede que no te sea posible concebir las respuestas; pero en teoría debe existir una solución, un procedimiento exacto en cada posición. Ahora bien, los juegos verdaderos no son así. La vida real no es así. La vida real consiste en farolear, en tácticas pequeñas y astutas, en preguntarse uno mismo qué será lo que el otro hombre piensa que yo entiendo hacer. Y en esto consisten los juegos en mi teoría”. Vaya palo. El creador de la Teoría de Juegos diciendo que el ajedrez no es un “juego verdadero”. No obstante, desde el momento en que una partida puede ser divertida (sobre todo si la ganas) tendremos que admitir, pese a la opinión del Sr. Neumann, una parte lúdica en el mismo.

¿Qué es el Ajedrez, entonces? Podría ser todo lo anterior a la vez, una mezcla confusa de varias cosas. Pero lo cierto es que cada uno, en cada movimiento de la partida que está disputando, intentará encontrar la mejor jugada de la posición. Esa mejor jugada existe, como nos dejó claro el aguafiestas de Von Neumann. O sea que, por el momento, hasta que consiga aclarar mis ideas, suscribo lo expresado poéticamente por Julio Granda, en el minuto 1:18 del documental:

El Ajedrez es un ejercicio buscando la verdad.

Articulos